La Parroquia de la Magdalena de Arahal restaura un juego de altar en plata de finales del siglo XVIII

El conjunto restaurado. Imagen: Parroquia de la Magdalena
 
Este pasado Domingo de Ramos la Parroquia Santa María Magdalena de Arahal estrenó la restauración del juego de altar comprendido por seis candeleros, dos ciriales y cruz parroquial, emprendida por el taller de José Manuel Bernet Cabeza. Dicho juego, al que también pertenecen una cruz de altar, dos atriles y sacras, es obra del célebre orfebre Vicente Gargallo, realizado expresamente para la parroquia en 1796, conservando marcas y contrastes.
 
Estas piezas se hicieron en el contexto de la terminación del nuevo templo neoclásico, a la vez que el papa Pío VI elevaba a rango canónico el Patronato de Santa María Magdalena, todo un revulsivo devocional para nuestro pueblo. En fotografías antiguas, como apunta la propia parroquia, se observan dispuestos en el altar mayor. Siempre han permanecido en este lugar hasta que en los años 90 del siglo XX se realizaron seis candeleros en madera dorada, mientras que los de plata se destinó para las fiestas litúrgicas más importantes. Este conjunto se salvó del saqueo y quema de los bienes muebles de la Parroquia durante la Guerra Civil.
 
 
Proceso de restauración. Imagen: Parroquia de la Magdalena
Son piezas de gran valor histórico y artístico, en tanto que muy pocas iglesias conservan un juego de altar de este calibre, además de haber sido realizadas en planchas de plata de ley de considerable grosor, algunas de ellas incluso de fundición. Constituyen así un ejemplo de la transición estética de la platería tardobarroca a la neoclásica. Además, los atriles y la sacra central poseen el emblema de la parroquia, el ungüentario de Santa María Magdalena.
 
Por lo que respecta al procedimiento de restauración, se han sustituido las bases de madera antigua en un “pésimo estado”, como se informa desde el templo por otras nuevas en madera de pino torneada completamente. Se han eliminado los hundimientos, rajas, tronchamiento de chapa y soldaduras de estaño. Se han enderezado los pernos interiores, eliminándose la cera que conservaba en el interior de los candeleros.
Por otro lado, se ha procedido también al pulido y plateado varias piezas que estaban afectadas por el empleo del estaño. Finalmente, se han igualado en altura y se han patinado levemente para homogeneizar el efecto cromático general.
 
En el año 2014, se reprodujo en plata chapada en oro el Crucificado de la cruz de altar para la cruz parroquial del mismo juego que había desaprecido. A las sacras, en buen estado de conservación, se les repuso las láminas con las oraciones litúrgicas propias para la Misa que también se habían perdido. A la cruz parroquial se le hizo la colmena en la que descansa la manguilla.

Eugenio Jiménez L.

Redactor de MedialTV. Presenta los programas "De Tarde en Tarde", "Nuestra Gente" y "Horizonte Cultural" en la televisión de este medio.

error: Este contenido está protegido