Incógnitas de la nueva enseñanza educativa

Aula vacía. Foto: BlogMálaga

Se nos va un curso que, en apenas unas horas, cambiamos los cuadernos y libros en papel por páginas webs, apps y otras herramientas virtuales generalizadas, sin prestar atención especial al “aula” en la que se llevaban a cabo estas enseñanzas educativas. Con ello, llegó la multitud de ejercicios a los que los padres y madres debían acceder generando ansiedad y presión. Pensemos… ¿Todos tienen internet? ¿Ordenador, tablets, móviles? o ¿saben manejarlas?

Ha sido tal la magnitud del impacto que la crisis sanitaria del COVID-19 ha generado en la comunidad educativa que supuso los cierres de los centros educativos en todo el país, el pasado 12 de marzo, y la posterior declaración del ‘estado de alarma’, con el obligado confinamiento de nueve millones de estudiantes de todos los niveles en España, han dejado al descubierto las fortalezas y debilidades de un sistema educativo, que, improvisadamente, se ha visto obligado a reinventarse, al tener que continuar con la formación a distancia de todos sus alumnos desde sus casas.

Tras más de dos largos meses de odisea, y descartada la vuelta a la actividad lectiva presencial este curso –se ha terminado de manera telemática–, por las exigentes y rígidas medidas preventivas que eviten nuevos contagios y rebrotes. Es cierto que el uso de las tecnologías se ha convertido en este momento en la única vía posible y no podemos negar que nos está ayudando enormemente, pero, si no se utilizan como un recurso y se convierten en un fin, son completamente insuficientes.

Entonces… ¿Qué debemos hacer? Y lo más importante, ¿Cómo lo podemos hacer? Expertos en pedagogía y psicología nos explican que es esencial tener presentes una serie de factores para que el aprendizaje pueda ser real. Así pues, la edad del alumno, el entorno social y cultural en el que se encuentran, el grado de participación de las familias, los recursos disponibles, el juego y las emociones de los pequeños, eran un referente en situaciones anteriores, pero… ¿Y ahora? ¿Cuáles son los aspectos que valoramos antes de proponer nuestras actividades online? ¿Es posible seguir trabajando por un desarrollo integral del alumnado en un aula a distancia? Estos son algunos de los hechos sobre los que debemos reflexionar si queremos seguir haciendo una escuela donde se “aprende haciendo, sintiendo y compartiendo juntos por un mundo mejor”.

El Gobierno de la nación y las comunidades autónomas trabajan ya en el diseño de nuevos planes para que el curso arranque en septiembre, si la evolución de la pandemia lo permite. Un curso que se antoja, cuanto menos, paradigmático, ya que, al parecer, traerá de la mano un nuevo modelo educativo mixto ‘online’ y presencial –clases por turnos de mañana y tarde, o en días o semanas alternos, y trabajo en casa la otra parte del tiempo– y con 15 alumnos por aula, prácticamente la mitad, para garantizar la distancia física. Y, en esto último, la ministra de Educación, Isabel Celaá ha sido tajante en sus últimas declaraciones realizadas a los medios: “Si no hay vacuna, los colegios tendrán la mitad del alumnado en las aulas”.

 

Manuel Jesús García es divulgador histórico y presentador de los programas "Paseando por la provincia" y "Memoria de Arahal" en MedialTV

MedialTV_2020

Medial TV es un medio de comunicación con televisión local y diario digital de Arahal, pertenecientes a AION Telecomunicaciones. Si tiene alguna información contacte con nosotros 602 21 77 03

Deja una respuesta

error: Este contenido está protegido